jueves, 1 de enero de 2009

Pajaros de Compañia

Existen algunas cosas de las que debemos ser plenamente conscientes para mantener a
nuestro pájaro sano y feliz.
Lo primero a considerar es el punto en que deberemos colocar la jaula de nuestro nuevo
compañero. Es una buena idea el que esté en un lugar desde el que pueda observar el
movimiento cotidiano del hogar. Aparte de ello, es preciso que reciba luz natural, pero
no directamente frente a una puerta o una ventana. Deberemos asimismo extremar el
cuidado para que no quede expuesta a la acción de corrientes de aire ya que ello puede
ser causa de que nuestro pájaro enferme, provocándole resfriados y asma. No dejemos
la jaula a pleno sol durante todo el día ni tampoco conviene que la instalemos en la
cocina. Los humos constantes no son saludables y además es un lugar peligroso.
Si nuestro pájaro se encuentra fuera de la jaula, asegurémonos de que no hay otros
animales domésticos por los alrededores. El primer impulso de cualquier perro o gato
será el de perseguirlo y tratar de capturarlo.
A los pájaros les gusta irse a dormir tan pronto como se ha puesto el sol y levantarse en
cuanto amanece.
Los pájaros de compañía instalados en el interior de una vivienda no son tan resistentes
como los que están alojados en una pajarera.
No olvidemos dotar la jaula con los elementos esenciales, tales como recipientes para la
comida y el agua, unas perchas apropiadas de diferentes diámetros ya sea bajo forma de
ramas naturales de árbol como por ejemplo de sauce o bien cilindros torneados, un
columpio y algunos juguetes.
Adoptemos precauciones respecto a las plantas de interior con las que nuestro amigo
pueda entrar en contacto, pues la mayoría de ellas son tóxicas.
Si reciben los cuidados apropiados, nuestros pájaros permanecerán sanos y se mostrarán
contentos.
Una vez en casa, dejemos que el pájaro se habitúe a su nuevo entorno manteniéndolo
dentro de la jaula durante una o dos semanas por lo menos hasta que coma bien y no dé
muestras de nerviosismo o estrés. Por la noche debemos cubrir la jaula para
proporcionarle un espacio de tiempo tranquilo durante el cual pueda descansar sin ser
molestado.
Si se encuentra fuera de la jaula, las ventanas deben permanecer cerradas y
preferiblemente cubiertas con cortinas o persianas para evitar que en su vuelo choque
contra los cristales y se lastime.
No constituye una buena idea sacar a nuestro pájaro al aire libre si no es dentro de la
jaula. Incluso con las alas recortadas, cabe que sople un viento favorable y lo lleve
bastante lejos como para caer en plena calle o en el jardín del vecino donde puede haber
un perro o un gato en libertad.


Cabe que deseemos sacar a nuestro pájaro al aire libre en primavera y verano para que
tome el fresco o el sol. Si así lo decidimos, coloquemos la jaula en un lugar seguro en el
que pueda ponerse a la sombra si el sol es demasiado fuerte.
Estos pájaros no son habladores, pero si disponemos del tiempo y la paciencia
necesarios podemos adiestrarlos para que ejecuten diversos juegos.
Asegurémonos de no dejar al pájaro fuera sin vigilar. Se trata de un ser dotado de gran
curiosidad que indudablemente lo investigará todo. Le gusta roer y por ello deberemos
procurar que no entre en contacto con nuestros muebles o cualquier otro objeto de
madera y tampoco se aproxime a ningún cable eléctrico.
El ejercicio es muy importante. Nuestro pájaro habrá de disponer de tiempo libre fuera
de la jaula. Podemos adquirir diferentes multijuegos para estimular su actividad.




FOTO DE MI AGAPORNI

No hay comentarios:

Publicar un comentario